lunes, 19 de septiembre de 2011

Sierra de Gredos, Galayos, El Torreón (2124m), Sur Directa (150m, D sup)

Me debato entre escribir esta entrada de forma objetiva o hacerlo de forma subjetiva y me decanto por la segunda opción porque el día y la experiencia merecieron la pena y el relato queda bastante más emocionante así. Espero que os guste y que le resulte útil a todo aquel que busque información sobre la Sur Directa del Torreón de Galayos.
Juan
Propuse repetir el Espolón Manolín y me llegó un mail de un amigo proponiendo hacer la Sur del Torreón de Galayos. La verdad  es que no tuve nada de tiempo de informarme porque estaba a tope en el curro pero al instante contesté que sí porque era algo que quería hacer desde hacía mucho tiempo, escalar en Galayos.


Nos organizamos y el sábado estábamos a las nueve de la mañana en el aparcamiento del Nogal del barranco en Guisando (Ávila). José Félix, Ana, Gema y yo (Juan). Como no había mirado nada de información sobre la vía llevaba todo en el maletero y pedí consejo sobre la cuerda que coger. Las de cincuenta las descartamos directamente porque para el primer largo se nos quedaban cortas. Le dije a José, que es quien conocía la vía que entonces me llevaba una de 70 metros pero me dijo que cogiera también la vieja así que cogí las dos. Lo que él no sabía es y de lo que yo no me di cuenta fue que la cuerda de 70m era de 10,2mm de diámetro y que al final una de ellas la llevé de paseo para nada. (para el que no lo sepa las cuerdas de clásica son más finas que las de deportiva y por tanto pesan y abultan menos).

La ascensión al refugio Victory es bonita pero dura. Es díficil ir de charla en algunos tramos de esta cuesta y más o menos tardamos 2 horas y media desde el coche hasta el refugio yendo a un ritmo normal.

De camino José me comentó que le habían dicho que Carlos Suárez estaba pensándose hacer un salto BASE uno de estos días por esta zona y casualmente el día anterior yo había estado leyendo algo sobre él en la Revista ALTITUD en la que contaba sus primeras experiencias y sus sensaciones y motivaciones tanto en montaña y escalada como en salto BASE (leer aquí). El caso es que al pasar por la puerta del refugio, deseando quitarme la mochila y prepararme para escalar, no me chocó en absoluto verle allí sentado mirando el Torreón y sus alrededores. Dejé mi mochila y le pregunté: "Eres Carlos Suárez, ¿verdad?" Me presenté y le pregunté si pensaba saltar desde el Torreón y me contestó que se lo estaba pensando porque la distancia al suelo era muy justa y que, de momento, esa tarde iban a colocar unas cuantas cámaras y poner un slackline entre dos agujas para pasar el rato. Me despedí con lo que le suelo decir a todos los montañeros con los que me cruzo: "Pues nada, que se de bien. Hasta otra." Y volví a lo mío, preparé mi arnés con todo y metimos lo necesario para los cuatro en mi mochila. El resto lo dejamos junto al refugio.

Llegar al comienzo de la sur del Torreón de Galayos no es ninguna tontería. Hay que subir por una canal que hay a los pies del torreón hasta un punto en el que hay que hacer un rápel de unos 60 metros para llegar a otra canal que hay al otro lado y subir unos metros hasta pie e vía.

José preparando el Rápel

El Torreón desde el refugio

Gema junto al rápel

Ana rapelando

Gema Rapelando



Encontrarlo no es evidente, la verdad, no es nada fácil y recomiendo al que no haya ido nunca preguntar e informarse bien antes de ir y, si tiene posibilidad, ir la con alguien que lo conozca.

Durante toda la ascensión, en la primera cordada subió José de primero y Ana de segunda y después, en la segunda cordada, yo de primero más o menos cerca de Ana por si tenía algún problema y para ir viendo lugares donde protegerme y por último Gema que fué luchando por recoger los fisureros que no pudimos sacar los demás. En las reuniónes sólo estuvimos tres personas como máximo pues cuando salía José Gema aún no había llegado. Expliquemos como es la vía. 

El primer largo es fácilito. Son unos 55 metros y quizá el paso más  complicado de toda la vía se encuentre al principio pero como siempre el truco está en mantener la calma. Se protege bien con fisureros y friends medianos y pequeños y hay, si no recuerdo mal, un par de clavos justo al principio, en el pasito de entrada. Recuerdo otro paso curioso justo antes de llegar a la reunión. Se trata de una bavaresa de unos 3 o 4 metros donde los pies suben por la placa. No es fácil pero se puede proteger justo antes de entrar y hay una buena repisa al salir y un paseo desde ahí hasta la reunión. La reunión se hace en una repisa bastante cómoda junto a una cueva pequeña donde hay dos puentes de roca con dos cordinos y muchas posibilidades para "cacharrear". Cuando llegué a esta reunión decidí que iba a utilizar solo una cuerda. Me costó mucho subir tirando de las dos cuerdas y me peté los brazos para asegurar a Gema que venía detrás.

Como José se encontró a gente en la siguiente reunión aprovechamos y maniobramos para quitamos una de las dos cuerdas. La metimos en mi mochila, que pasó de ser una mochila auxiliar pequeña y manejable a ser un macuto considerable con comida, agua, botas, y una cuerda de deportiva de 70 metros, vamos, un puto lastre demasiado grande. Me lo eché a la espalda y cuando me tocó seguí para arriba.

El segundo largo, comienza saliendo desde la reunión hacia la izquierda. Es un fácil paseo utilizando bloques de muchos tamaños entre los que hay dos clavos hasta llegar a una gran fisura que tampoco supone demasiadas dificultades y que se puede proteger bien todo el rato. Hay muchas posibilidades, desde fisuras pequeñas hasta agujeros del tamaño de un puño. Hay, a mitad de largo, un tramo de "descanso" y lo mejor es desplazarse a la derecha para utilizar unos bloques dentro de una fisura grande para llegar así a la reunión. La reunión está en una repisa horizontal amplia y cómoda en la que hay dos clavos a la izquierda, uno viejo y uno nuevo. Se puede hacer un puente de roca en el comienzo de la gran fisura del siguiente largo, a nuestra derecha, y utilizarlo de reenvío.



El siguiente largo no es apto para cardiacos. Si sufres del corazón, por favor, no lo intentes. Comienza desde el reemplazo, por una gran fisura. A los pocos metros encontraremos un clavo a nuestra izquierda y poco más adelante otro a la derecha en una placa de adherencia. Yo pegué una voz a José porque no tenía muy claro por donde seguir, si a la derecha en adherencia o si siguiendo por la fisura y José, que no veía bien donde estaba yo me recomendó que por la derecha. Me costó un poco decidirme pero respiré, me concentré en escalar bien, subí un pelín más por la fisura y me abrí de piernas hacia la derecha en plan "van dam" para colocar el pie derecho en una sutil repisa en mitad de la placa de adherencia. Tuve que volver a calmarme y respirar hondo en esa postura, casi abierto de piernas y con mi lastre a la espalda, antes de atreverme a llevar todo mi peso al pie derecho. 

Me pegué al máximo a la pared y cogí impulso con el pie izquierdo. Con las manos en la roca rugosa conseguí ponerme sobre de pie sobre mi pie derecho. Me quedaba otro pasito curioso, de los que quitan el hipo, y en adherencia, palpando la roca con todo mi brazo desde el codo hasta la punta de los dedos, progresé hasta una repisa roma en la que me puse de pie . ¡Buh! ya había pasado lo peor, o eso creía yo..

Te encuentras con dos fisuras, una fisura a la izquierda donde se juntan dos placas, muy grande y que se ensancha por dentro y a la derecha otra fisura más grande. Se puede sacar por las dos fisuras. Yo me metí en la de la izquierda metiendo pies y manos en ella y después me desplacé a la derecha para ponerme sobre una pequeña repisa desde la que vi un clavo en la pared de la derecha.

Aquí es donde realmente lo pasé mal. Miedo no, lo siguiente. A la izquierda del clavo había una fisura grande y se veían bloques y repisas unos metros más arriba. el paso era muy aéreo pero fácil y entré en bavaresa en la fisura haciendo adherencia en la placa del clavo. Cuando por fin superé el clavo de repente me vi encajonado. ¡Mierda! La mochila no pasaba. me giré un poco y me empotré en la fisura y pude ascender un poco más  pero mi encajonamiento fue peor y no tenía manera de progresar hacia arriba. ¡Mierda remierda! Apreté con todas mis fuerzas y me asusté muchísimo solo de pensar que tendría que descender. Me imaginé a mi mismo cayendo hasta el clavo y vi claramente como esa puta mierda de clavo oxidado se rompía. Hacía mucho que no me frustraba en la pared.

No me quería dejar arrastrar por el pánico, volví a apretar, esta vez chillé. ¡Mierdaaaaa! Pero nada, no había manera. Me estaba destrozando. Estaba quedándome sin fuerzas y lo notaba. Me cagué varias veces en la puta y solté mucha mierda por mi boca... Chillé y sin querer, rendido, me vi descendiendo, resbalando en el granito, porque no podía agarrarme a nada y caía hacia abajo.¡Mierda, mierda, mierda! 

No quería tener que depender de ese clavo y  de repente me ví "desencajonado"  al llegar a la altura del clavo. Cambié de estrategía y me enfrenté girado a la pared. Me puse de lado buscando alejar al máximo la mochila de la pared que la había atrapado y volví a apretar hacia arriba, como si no hubiera un mañana y por fin, después de muchos gritos, con raspones y arañazos, conseguí ponerme de pie entre los dos bloques cimeros. Por fín tuve a la vista de nuevo el refugio Victory y estaba a pocos metros de la tercera reunión. 

 Joooder que mal rato! ¡La puta mochila de los cojones! ¡Menuda Mierda! (jejeje)

Me quedaba un pasito tonto pero como lo acababa de pasar tan mal y como además había un patio de la ostia en todas direcciones decidí protegerme bien, quizá demasiado bien, y puse dos fisureros y un friend en un espacio de unos 30 centímetros. Cogí aire allí y me relajé.

Gema entre los dos bloques y el refugio Victory al fondo

Desde ese hueco hay que subirse al bloque de la derecha cogiendo un saliente que éste tiene a su izquierda y subirse a él para llegar a la tercera reunión que está en la ante cima del Torreón en un hueco muy cómodo. Éste vídeo está grabado desde la tercera reunióin, llegando a la cima.


Desde ahí nos queda un paseo corto hasta la cima a la que se suele subir a horcajadas y quedarse así sentado para montar la reunión y el rápel. Es recomendable tener dos cabos de anclaje, uno de ellos en corto, para asomarse a una minirepisa, una regleta de pies, que nos sirve como primer paso en el rápel de bajada. Vértigo? No, lo que se siente ahí arriba no es vértigo, es lo siguiente, (coletilla del día). Creo que nunca había tenido tanto patio a mi alrededor. ¡Mola mucho! 

¿Cuantos metros habría desde ahí hasta el suelo? Los siguientes vídeos hablan por si solos:

Montando el rápel:


Preparándonos para bajar:


Por el lado del rápel (Norte) hay 60 metros yendo pegado a la pared y  más de 100 si dieras un saltito. Hacia el otro lado, por el lado que subíamos (Sur), unos 170 metros y cogiendo carrerilla y saltando quizá 240 o más... (Intentando no exagerar pero son cálculos a ojímetro) ¿Por qué digo esto del salto? Estábamos allí sentados los cuatro cuando vimos a Cárlos Suárez y a su equipo en la pared de enfrente mirando hacia nosotros. Estaban pensando dónde poner cámaras y qué planos hacer y cómo, supongo. Nosotros les oíamos a ellos y ellos a nosotros. Cuando ya todos habían bajado y solo quedaba yo le pregunté a voces si al final lo iba a hacer y me dijo que aún no sabía si era posible hacerlo.

Estando allí me pereció muy arriesgado, quizá demasiado. había muy poco margen para abrir el paracaídas. Hablando mal: más justo que un dedo por el culo. Le deseé suerte si lo intentaba y bajé. 

Para mí fue un rápel doloroso. Estaba destrozado del esfuerzo de tirar de las dos cuerdas subiendo y asgurando en el primer largo y del encajonamiento y acojonamiento posterior en el tercero. La mochila pesaba  más que antes porque metí material en ella y se me hizo interminable el que hasta ahora es el rápel más largo que he hecho en mi vida, aunqué posé y salté para la foto. XD

Una vez a los pies del torreón, estamos cerca del primer rápel de esta mañana, solo hay que destrepar y llegar hasta el refugio Victory.



Antes de bajar, junto al refugio, comimos algo y recuperamos fuerzas y, a lo lejos, vimos como Carlos hacía equilibrismo allá  por las alturas. Una pena no haber conseguido una foto del momento aunque las tengo de los preparativos y son impresionantes:





Ha sido una jornada muy larga. Llegamos a las nueve al coche, ya de noche. Perdimos bastante tiempo porque varias veces tuvimos que esperar donde estábamos porque José se encontraba a gente en la siguiente reunión. Creo que hoy nos hemos juntado tres o cuatro cordadas en está vía, una de las más bonitas y con más patio de Galayos.


Como diría Bart Simpsons:

¡Espeluztacular!

¿Te gustó el relato?

Síguenos en blogger o en facebook!

Saludos

JxXx - TMWMT


Más información útil sobre esta La Sur directa del Torreón de Galayos :
http://www.malditoduende.net/Gredos/Directa-Sur.html
http://www.viaclasica.com/croquis/los_galayos/SC_TorreonGalayos.pdf

ACTUALIZACIÓN 01/10/2011:
----------------------------------

Edu Astu, en Vimeo, subió éste impresionante vídeo que grabó aquel día. No dejéis de verlo.




Time Lapse Galayos from Edu Astu on Vimeo.

Y creo que Compraré el libro de Carlos Suarez cuando salga el viernes que viene.

http://libromorirporlacima.blogspot.com/


Más saludos

JxXx - TMWMT


5 comentarios:

  1. Largo de leer pero divertido... Emocionante!

    ResponderEliminar
  2. Qué vértigo en la cima!! Impresiona!

    ResponderEliminar
  3. sobre los años 65 al 70 entrabamos directamente desde la apretura, todo en libre y la bavaresa que se menciona es la variante Hermanos Jimenez. Buen relato de todas formas. La hice ocho veces.

    ResponderEliminar