domingo, 9 de mayo de 2010

El intento a La Munia

Acabo de ostiar la cámara de Richard... No ha pasado nada... He salvado el cuello.
La aventurilla de este fin de semana empezó a eso de las dos de la tarde cuando salimos del trabajo, gracias a que nuestro jefe nos dejó salir prontito pudimos coger carretera y llegar a Pirineos antes de que anocheciera. Decidimos acercarnos a ver como estaba la nieve en el valle de Parzán (Chisagües), que era el punto desde donde íbamos a comenzar a caminar al día siguiente. Nos encontramos con que la carretera terminaba en una pista de mil demonios por la que continuamos hasta que un desprendimiento nos olbigó a dar la vuelta. Aparcamos al borde del camino y nos lavamos la cara en uno de los muchos riachuelos crecidos por el deshielo y que cruzaban el camino. 

La nieve estaba bien, había la nieve justa, bien asentada, y las crestas estaban peladas y al darnos cuenta de que llevábamos una tienda de campaña decidimos que, en vez de irnos a la casa y madrugar al día siguiente, montabamos la tienda un poco mas arriba y así ahorrábamos tiempo. Cogimos todas nuestras cosas y echamos a andar. Un par de kilometros mas arriba, donde da la vuelta la pista, encontramos un sitio perfecto para acamapar y ...


...en un periquete, montamos la tienda. 

Acto seguido se puso a nevar a saco y nos tuvimos que refugiar en la tienda. Cenamos bien y nos fuimos a dormir. 



Nos costó bastante dormirnos porque fué meternos en la tienda y empezar a oír pequeños aludes a lo lejos (y no tan lejos) que retumbaban por todo el valle. Se respiraba cierto acojone en la tienda... :D Pero la tienda estaba en un lugar seguro.

Al día siguiente sonó el despertador a las cuatro de la mañana y nos costó bastante oírlo, cuando por fin nos despertamos y vimos el panorama nos tuvimos que echar para atrás, seguía cayendo una buena nevada que había dejado ya como unos 20 cm de nieve en polvo lo cuál iba a convertir nuestra ascensión en un duro paseo incómodo y peligroso. Hacía demasiado mal tiempo así que nos volvimos a dormir pensando en cómo cojones íbamos a sacar el coche de donde lo habíamos dejado.

Este era el panorama a las 9 de la mañana.







 Había dejado de nevar pero seguía haciendo mal tiempo y el riesgo de aludes era alto ya que las crestas estaban descargando la nieve que acababa de caer...










 (mientras escribimos esto junto a la chimenea de la casa de Pineta acabamos de ver un alud bastante grande, lo hemos grabado...y hay fotos, las dejamos al final de la historia) Salió el sol a ratos y nos dejó ver paisajes tan espectaculares como éstos:








Nos lavamos la cara... 




... y nos bajamos a ver como estaba el coche... 









... que no por suerte estaba bien y el camino se estaba despejando por momentos así que nos montamos y cruzamos por encima de unos cuantos charquitos... 
... y en la carretera esquivamos unas cuantas ovejas...








Era medio día y quedaba mucho día por delante, el tiempo estaba inestable, nubesy claros y algún chubasco... decidimos que nos íbamos a la Cueva del Moro en el Cañón de Añisclo...









Por la carretera del cañón nos dejamos los bajos en un badén y desde entonces el coche pierde un poco de aceite...Tocará ir al taller el lunes. No tenemos fotos de la cueva porque sabíamos a lo que íbamos y no queríamos tener que tirar la cámara. Después de equivocarnos de camino y meternos entre todas las zarzas del cañon (un par de veces) dimos con la entrada a la cueva y nos preparamos... Dejamos los abrigos en una bolsa de plástico dentro de una mochila medianamente impermeable, cogimos los frontales, y pa dentro... Esquivamos charcos y cruzamos varias veces un rio que circulaba por dentro de la cueva y a la media hora de andar por ahí nos tocó quitarnos las zapatillas y empezar a mojarnos de verdad... al rato no nos valió solo con remangarnos el pantalón y acabamos en gallumbos, con el agua por la cintura y no estaba precisamente tibia (vamos, los cojoncillos congelaos). La te obliga a hacer algunas trepadas curiosas pero hay una soga (de hace varios siglos ;) ) que facilita las cosas... Para terminar nos tocó arrastrarnos por ese fango frio y meternos en el mismo rio para salir por un  estrecho agujero a una cascada en mitad del bosque. ¡Cojonudo! En calzoncillos, claro, y llenos de barro... jajajaja Menos mal que no hay fotos. :D


Nos lavamos un poco con ese agua del deshielo, llovía a mares y nos volvimos al coche... Llegamos totalmente calados y ¡Sorpresa! Charco de aceite debajo del coche... No era mucho pero ya es una gracia... Salimos del cañón, compramos aceite y unas buenas chuletas en Escalona y nos vinimos a la casa a pegarnos una buena churrascada en la misma chimenea. ¡Buen provecho!







Desde aquí hemos visto, como ya hemos dicho antes, unos cuantos aludes. El tiempo es propicio porque ya no hace tanto frio y llueve, también en altura. Hoy domingo no hemos hecho nada, ver llover, encender la chimenea, desayunar, perrear un poco y preparar unas cuantas fotos y este texto para el blog. Ahora ya solo queda recoger y carretera. 

Nos vemos 
TMWMT


PD: Aqui os dejamos algunas fotos de aludes en el Valle de Pineta.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada