lunes, 10 de agosto de 2015

Vietnam: diario de viaje (XII)

27/05/2015 21:52


Hoy os escribo desde el Vinh Hung 3 Hotel, un hotel bastante próximo a la ciudad antigua de Hoi An en el que hemos decidido dormir dos noches de capricho, tampoco es que sea excesivamente caro pues nos está costando 40$ la noche, pero dentro de lo que hemos visto estos días es bastante lujoso, dentro del edificio, en el patio central ocupándolo casi por completo, hay una piscina. Como tiene sombra durante casi todo el día el agua está super fresquita y hoy que hemos estado rondando los 40ºC ha sido un gustazo darnos un baño después de todo el día caminando. 
 
Bueno, os voy a contar con más detalles lo que nos ha ido pasando hasta que me canse o me quede dormido o, con un poco de suerte, llegue a este momento en el que estoy tirado en una cama tomándome una cerveza bien fría y escribiendo en este nuestro diario de viaje.

No recuerdo si lo puse o no, juraría que no, pero el día que nos fuimos de Phu Quoc amaneció con una tormenta bastante fuerte, de esas que enfrían el ambiente y lo llenan todo de destellos, de truenos y de portazos y golpes de cosas aquí y allá por culpa del viento. Nuestro amanecer, como digo, fue tormentoso y, mientras recogíamos nuestros bártulos, terminó de pasar la tormenta.

Cuando llegamos al aeropuerto aun teníamos que esperar un largo rato pero al despejar el día aun seguía gris y tormentoso, no fue un vuelo muy movido pero tampoco fue tranquilo que digamos, y 40 minutos después de despegar aterrizamos en Ho Chi Minh, es decir, Saigón.

Allí esperamos un rato, nos dio tiempo a comer, y después cogimos otro vuelo a Danang que duró alrededor de una hora y cuarto. Cuando llegamos a Danang queríamos llegar a Hoi An pero no teníamos ni hotel ni nada decidido respecto al transporte pero, joder, fue realmente fácil. Nos acercamos a una ventanilla de información y le dijimos a una chica que queríamos ir a Hoi An y que qué era lo más rápido y barato y tras barajar varias opciones nos decidimos por un coche privado que nos costó 350.000 VND (unos 17 euros). 

El conductor era vietnamita, grande como el solo y con pintas de macarra de gimnasio que además conducía como un auténtico hijo de puta. No quiero dar detalles, solo reafirmarme en que, ¡hostias! pese a como conducen, como en general correr no corren, no tienen accidentes... Es raro, la verdad... Bueno... Además, en la ventanilla de información mientras esperábamos a que llegara el conductor, nos decidimos por un hotel a más o menos un kilómetro del centro y con un precio medio, el Vinh Hung 3 Hotel. Al llegar aquí nos gustó mucho y pensamos que habíamos acertado así que, tras todo el día de aeropuertos Gema se dio una buena ducha en la habitación y yo un buen baño en la piscina del patio interior. Yo solo, una gozada. Luego salimos a dar una vuelta y cenamos prácticamente en el primer sitio que vimos. 

Nos tomamos set menú, es decir, menús compuestos de varias cosas (a esto en mi pueblo se llama plato combinado). Los platos típicos de aquí son Cao Lau, unos fideos gordos amarillos con hierbabuena un par de hojas de lechuga y cilantro y trozos de carne con algo de salsa de soja, y White Rose, que es pasta fresca rellena. Después de la cena nos dimos una vuelta por las calles céntricas y nos quedó claro que en esta ciudad viven del turismo y están acostumbrados a atacarnos como lo que somos, carteras con patas y con dinero que hablan inglés. 
 
 
 
Se me ha olvidado una cosa, al salir del hotel hemos empezado a ver una tienda con trajes y vestidos y no he podido dejar de entrar en una en la que había mucho movimiento... y me he dejado engatusar por la que allí parecía la jefa, una mujer que me dijo que toma medidas, todos los días del año para hacer entre 15 y 20 trajes. Resulta que Hoi An fue durante siglos un puerto clave en el comercio de seda y especias con occidente y es una ciudad con tradición de sastrerías. El caso es que tengo una boda de un gran amigo de la infancia (excusa perfecta) y no tengo ningún traje hecho a medida, así que he elegido una tela fina gris de gran calidad, seda, claro, un forro interior también de seda, con un estampado bastante moderno, he elegido el corte del traje, tres piezas, con chaleco y una chaqueta con un solo botón de corte moderno. También me voy a hacer 2 camisas, las dos de tono morado una más clara y otra más oscura... y estaba empezando a mirar telas cuando pregunté cuánto tardaban en hacer un traje a medida, me dijeron que si hacía falta lo podían hacer en 24 horas, pero que en general se tardaba 2 días, 24 horas para la primera prueba, luego al día siguiente otras dos pruebas y en la segunda uno se podía llevar el traje puesto si quería. Increíble! El caso es que me están haciendo un traje y dos camisas, no va a ser barato pero sí si lo comparas con el mismo traje realizado en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada