miércoles, 10 de junio de 2015

Vietnam: diario de viaje (IV)

19/05/2015 por la mañana temprano

Hoy es el cumpleaños de Ho Chi Minh, nacido en 1890, el que fue gobernante y lider de la resistencia contra los poderosos de Vietnam y Estados Unidos. El guía que está en nuestro camarote en el tren nos está contando un montón de datos histñoricos de Vietnam y de Ho Chi Minh, estudió en Rusia y luego volvió a Vietnam y unió al norte y al sur para echar a los franceses y luego luchar y, como todos sabemos, vencer a los americanos.... ¡Guau! ojalá pudiera transcribir todo lo que nos está contando Sony sobre la guerra, los búnkeres, Ho Chi Minh, etcétera... Pero no me da tiempo, estamos casi llegando a Sapa.

20/05/2015 14:42

Hay mucho que contar de estos dos días y de la noche en el tren que casi no conté nada el otro día... Bueno, de la noche en el tren tengo que añadir, nada mas, que fue muy movida, mucho traquetreo y muchos frenazos y, bueno, cuando empezamos a movernos, al salir de Hanoi, hacía mucho calor dentro del tren pero a lo largo de la noche empezó a mejorar el funcionamiento del aire acondicionado y por la mañana hacía bastante frío. Cuando abrí los ojos Oli estaba acurrucado y tapado con la funda del colchón porque antes él le había dejado a Gema su manta pensando que no le iba a hacer falta... jejeje.
 
 
 
El tren llega hasta una ciudad que se llama Lao Cai y al salir de la estación nos estaban esperando, con un cartel con nuestro nombre, para montar en una furgoneta y subir a Sapa, así da gusto. Al llegar a Sapa nos dejaron en el Hotel Panorama y allí nos dejaron dos habitaciones para darnos una ducha rápida, merecida, y después desayunamos algo en el mismo hotel y vino a buscarnos nuestro guía, Tsum, no sé exactamente como se escribe pero se pronuncia Tsum. Según salimos del hotel se juntaron a nosotros dos mujeres de una tribu local que se caracteriza por vestir de negro y mientras, junto a la plaza de Sapa, Tsum iba a inmigración a registrar nuestra visita nosotros empezamos a hablar con ellas. Sus nombres eran Tsa y Pla. Tsa era la mas joven, 32 años, y avispada de las dos. Nos dijeron que nos iban a acompañar durante casi toda nuestra excursión porque íbamos a pasar por su pueblo y allí querían vendernos souvenirs.
 
 
Durante el paseo tanto Tsum como Tsa y Pla nos contaron muchas cosas sobre la historia y la cultura de Sapa y sus alrededores, no sé si podré recordar ni la décima parte pero menos mal que tengo el cuaderno y puedo escribirlo ahora porque se me hubiera olvidado todo al llegar a casa seguro... Resulta que en esta zona no había grandes asentamientos pero a finales del sigo XIX los franceses montaron en esta zona una especie de resort para los militares y sus familias ya que el clima, aquí en las montañas a unos 1600 metros sobre el nivel del mar, era mucho mas agradable que en los deltas. Como aquí arriba no había prácticamente materias primas ni cosas tan importantes como agua y alimentos prontó empezó a crearse una infraestructura de transporte para traer cosas desde todos los puntos del país, de ahí el ferrocarril, y las aldeas de alrededor comenzaron a crecer.
 
 
El paisaje desde entonces ha cambiado mucho. El hombre ha transformado la jungla y las montañas en un conjunto de terrazas que lo abarca todo, hasta donde alcanza la vista. Le pregunté a Tsum si esta gente, estos publos, exportaban los excedentes de arroz y me dijo que pese a la masificación de los cultivos la suya era una agricultura de subsistencia y que a veces no les llegaba para satisfacer al cien por cien sus necesidades alimenticias y que por eso, para estos pueblos, el auge del turismo era una bendición pues ese aporte extra de ingresos les permitían acceder a pequeños lujos que les facilitaban la vida. Para estos pueblos la luz es gratuita, el gobierno ha creado una infraestructura básica de electricidad para ellos, también es gratuita la educación y es fácil encontrar edificios amarillos en casi todas las aldeas, son escuelas. En general no tienen mucha tecnología pero la gente joven y los guías turísticos tienen acceso a smart phones con Internet y acceso a la información del mundo, y así, poco a poco, van conociendo otros modos de vida y otras culturas pero pese a que se están abriendo al mundo aún tienen muy arraigadas sus viejas costumbres. Por ejemplo, Tsa se casó con un hombre que la eligió a ella y tuvo su primer hijo con 17 años y ahora, con 32, ya se considera una vieja...
 
 
 
 
 
 
Tengo que buscar cuando transcriba esto el nombre de las tribus locales porque no las recuerdo pero hemos hecho fotos a un mapa que había en la calle donde aparecían datos sobre los poblados y las tribus.
Tras buscar durante un rato creo que si quieres descubrir algo más sobre estas tribus sin saturarte la mejor información está aquí: Etnias de Sapa (vietnamitasenmadrid.com)
Durante ese paseo llegamos a la aldea de Tsa y Pla y las dos sacaron de unas cestas que habían transportado durante toda la mañana un montón de cosas hechas a mano, bolsas, fundas para cojines, monederos, todo hecho con cáñamos y tejido de forma artesanal así que nos vimos en la obligación de comprarles cosas que en realidad no queríamos pero que nos van a servir de regalos para la familia y de recuerdos para casa. En este punto nos paramos a comer y tengo que decir que ya le hemos cogido todos el truco a los palillos...
 
Mientras Tsa y Pla nos vendían cosas aparecieron mujeres del segundo poblado, los de los gorros rojos,  que íbamos a visitar y me llamó la atención que muchas de ellas parecían... No sé.., Ojos claros, pelo muy blanco, con calvas, manchas oscuras sobre una la piel muy blanca. Parecían albinas y probablemente lo eran.
Comimos allí, como decía antes, y comimos bien. Me encanta el picante característico de los platos de aquí porque siempre te dejan algún tipo de condimento, generalmente chiles rojo, para que le eches al gusto.  Los niños del poblado se bañaron en el río y un señor, mientras comíamos, estuvo cogiendo telarañas "con sorpresa"y dando de comer con ellas a una especie de mirlo que se volvía loco cada vez que veía venir todas esas "sorpresas" envueltas en telas de araña.
Algo pasó aquí que tuve que dejar de escribir y esta entrada ya es bastante larga así que tendréis que esperar hasta la próxima para poder seguir leyendo sobre Sapa y otras historias de este viaje a Vietnam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada