martes, 16 de junio de 2015

Vietnam: diario de viaje (VI)

21/5/2015 8:35

Estoy hecho polvo, la noche ha sido movida, ha hecho mucho calor pero el aire acondicionado no ha dejado de sonar en ningún momento. A las cinco menos algo hemos llegado a Hanoi, hemos recogido nuestras cosas, nos hemos despedido de Eric (!mierda, no tengo ni su email ni nos hemos hecho una foto con él!) y hemos salido a la estación. Yo estaba un poco despistado y les he hecho dar un paseo por la estación hasta que hemos encontrado la salida donde nos estaba esperando el transporte. Hemos ido hasta el hotel y hemos despertado a Jose. Hemos estado hablando un rato con él pero se tenía que ir a trabajar y nosotros nos hemos duchado, rehecho la mochila, desayunado y ahora estamos en el transporte que nos va a llevar a ver Ninh Binh.

Salir de Hanoi, en plena hora punta, ha sido la hostia. Demasiados pocos accidentes hay para como conducen.

22/5/2015 17:57

Estoy en casa de Jose, en Hanoi, llevo casi dos días sin escribir nada y tengo que aprovechar el tiempo para contar todo lo que pueda sobre la excursión a Ninh Binh y el día de hoy por la ciudad, ambas historias no tienen desperdicio.

Creo que lo dejé en el autobús saliendo de Hanoi. Me quedé dormido al poco tiempo y una hora después me despertaron porque hicimos una parada en el típico sitio de guiris. Allí nos gustaron unos palillos artesanales y los compramos. Al salir paramos 100 o 200 metros más adelante y Thang, nuestro guía, nos enseñó fugazmente el proceso que aquí siguen para hacer las estatuas.
 
Seguimos haciendo kilómetros en el autobús y más o menos, una hora después llegamos a Hoa Lú, la que en su día fue la capital de Vietnam (allá por el siglo XIV). Tengo que decir que Thang puso muchísimo empeño en mostrarnos su cultura y su historia y, joder, pese a las diferencias idiomáticas y tener tanto él como nosotros un acento inglés muy particular nos entendimos muy bien.

Voy a intentar hacer un resumen de todo lo que nos explicó. En el siglo XIV un noble o campesino muy importante, eso no lo tengo muy claro, unificó a los pueblos de alrededor y se sublevaron contra los chinos, creo que él era un jefe militar. Él es considerado el primer rey de Vietnam (Thien Hoang De) pero tras haber conseguido hacerse con un amplio territorio y protegerlo se murió, joven y su mujer, pese a que estaba muy mal visto y lo sigue estando en Vietnam, se casó con su lugarteniente por el bien del pueblo de Vietnam. Este segundo rey siguió con el proceso de creación del país y, si no me confundo, fue este segundo rey (Le Dai Hanh) quien, pese a la estratégica situación de Hoa Lú decidió trasladar la capital del país a Hanoi en el año 1010 (por lo visto tuvo una visión de un dragón volando y el nombre original de la ciudad proviene de ahí). Es fácil si te mueves por la ciudad, ver un mosaico en una calle muy larga y, en una glorieta muy grande, ver un mural/mosaico que celebra los 1000 años desde que la ciudad es capital del país.
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 
Tras ver Hoa Lú hicimos una parada para comer y luego fuimos a Tam Coc donde nos montamos en dos barcas típicas y nos llevaron por un río que atravesaba tres cuevas por un terreno muy similar a Halong pero rodeado de tierra. "Halong on land" decía Tang. Esta parte del día también nos gustó mucho, los remeros hacen buena parte del trayecto remando con los píes y una de las cuevas es realmente grande, de quizá 500 metros de largo y está llena de murciélagos. Durante el trayecto nos cayó una buena chupa de agua, poco tiempo pero muy refrescante, y menos mal porque estaba haciendo un calor tan grande que estabamos todos aletargados, yo sobretodo.
 
 
Luego cogimos unas bicicletas y nos dimos un paseo en el que nos paramos y bajamos de las bicis un montón de veces para hacer fotos porque el paisaje era espectacular miraras donde miraras. A los poco kilómetros, 2 o 3, dejamos las bicis y cruzamos un puente muy antiguo de piedra y empezamos a subir por un camino hasta llegar a la pagoda de Bich Dong y subimos un poco más hasta la cueva Mua, una cueva en la que pude conocer por fin a la diosa de la tierra y de las montañas.
 
 
 
 
 
 
 
 


En la vuelta hasta el autobús, en las bicis, volvimos a hacer muchas paradas para hacer fotos y fue montarnos en el autobús y comenzar a diluviar. Durante las dos horas y pico que duraba el viaje de vuelta a Hanoi fuimos hablando de todo un poco con Tang y con Gno, el conductor, que no entendía casi nada de lo que decíamos pero Tang le hacía de intérprete. Hablamos de todo, del tráfico en Vietnam y las normas, que resulta que aquí existen casi todas nuestras normas de tráfico aunque no las cumpla nadie, de costumbres, de estudios, de visión de futuro, del gobierno y de la política. Creo que este ha sido uno de los mejores y más completos días que hemos pasado en Vietnam.

Nos duchamos y salimos a cenar con Jose y sus amigos Carles y Alfonso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada